Translate

lunes, 6 de mayo de 2013

Historia de la grabación

Este post está orientado a dar una breve historia de como ha ido evolucionando la música grabada conforme ha ido avanzando la tecnología de la grabación.

Las primeras grabaciones que se realizaron con fines comerciales, se realizaron en mono; es decir solamente había un sitio por el que salía el sonido. En principio eran unos discos, parecidos a los que conocemos actualmente de vinilo, que se reproducían en un gramófono, que iba a cuerda como las cajas de música, y que reproducía el sonido de manera mecánica amplificando la vibración de la aguja por una especie de trompeta.

Estos aparatos tenían un volumen limitado y no fue hasta la llegada de los tocadiscos eléctricos que se comenzó a amplificar el sonido, viniendo luego la revolución del sonido estéreo.


La grabación y reproducción en estéreo comenzó en el año 1954, es decir cualquier grabación anterior a este año era Mono. Como por ejemplo las legendarias grabaciones de Robert Johnson, que grabó sus 29 canciones en el año 1937.
Al principio, aunque se grabase en un estudio, todas las grabaciones se realizaban en una toma en directo. Si la toma no era del agrado del productor o del artista se realizaba otra toma, hasta conseguir el resultado deseado. Se comenzó grabando en soportes de un solo uso,  no se podía borrar por lo que había que comenzar con un soporte nuevo.
Al llegar el medio de grabación en cinta magnética , ya se podía borrar, por lo que no era necesario desperdiciar acetatos u otros soportes de un solo uso.
 
 
En seguida se dieron cuenta de que al hacer las cabezas Lectoras-Grabadoras más grandes y utilizar una cinta, también más grande, se podía aumentar el nº de canales o pistas para grabar, con lo que las posibilidades aumentaron exponencialmente. Así se pasó de una grabación puramente en Mono como las grabaciones de Elvis a grabar en 4 pistas como Los Beatles, 8 pistas como el disco Oxigene de Jean Michelle Jarre, o 16 como el Tubular Bells de Mike Oldfield.
Al ir aumentando el nº de pistas de los grabadores aumentaron las posibilidades, pero también aumentaron las necesidades de equipo, necesitando cada vez más aparatos, más efectos, cables, y mesas de mezcla más grandes. Se generó lo que se conoce como grabación multipista, realizándose la mezcla en un magnetófono estéreo de 2 canales para el Master.


En los años 60, cuando no había nada digital, no había ordenadores que se utilizasen para la música, todo era analógico, todo tenía esa calidez de sonido de las válvulas y ese carisma de lo analógico (que producía variaciones en el sonido características de cada aparato); se fueron desarrollando aparatos legendarios que todavía se siguen usando hoy en día, y si no, variaciones actualizadas que fueron fabricándose a lo largo de los años. Antes de los 60 en los albores de la industria discográfica se buscaba un sonido limpio y natural, pero a partir de que se inventasen efectos especiales (principalmente para la guitarra) y la llegada de artistas como Jimi Hendrix y Pink Floyd , se produjo una corriente de experimentación e innovación, fue la época del Psicodelismo. Un tiempo en el que la gente y los músicos buscaban nuevas experiencias (marihuana, LSD, etc.).
Las grabaciones de 4 pistas se pueden distinguir fácilmente porque la batería está situada en un punto fijo del espacio estéreo. Todos los elementos suenan en un mismo punto (platos, bombo, caja, timbales, etc.), a la izquierda, centro o a la derecha. Luego se solía poner todo el acompañamiento en un lado, la parte solista en el otro y la voz en el centro.
En los 70 se solía grabar con un sonido bastante natural y sin mucha cantidad de efectos. Tengamos en cuenta que entonces la reverberación era de placas o de muelles y no había efectos digitales.
Cuando se desarrolló la electrónica digital a lo largo de los 70 se incorporó primeramente para la creación de los primeros Samplers, al principio fueron de 8 bits, luego de 12, hasta llegar a los de 16 bits, que es la calidad de audio del CD normal.
Esto provocó que esta tecnología se incorporase en la creación de nuevos aparatos de efectos e instrumentos, que dio como resultado la inconfundible música de los años 80.

Con la llegada de los ordenadores y el audio digital a la música, los estudios y los proyectos fueron creciendo, mezcla automatizada, mesas de mezclas con mejores efectos, etc.
Se llegaron a realizar discos con 96 pistas (4 grabadores de 24 pistas sincronizados), proyectos como el disco Bad de Michael Jackson o discos de Madonna o Yes.
Hoy en día con el avance informático tan tremendo que ha habido se han sustituido los grandes grabadores de cinta por grabación digital con el ordenador. El ordenador es el centro de control, con una mesa más pequeña se puede controlar el mismo nº de pistas que antes, creándose nuevos estudios más pequeños, e incluso realizándose proyectos totalmente profesionales en los estudios de los propios artistas.