Translate

viernes, 9 de agosto de 2013

La Crítica Musical

Coger el trabajo de una persona y empezar a sacarle faltas es muy fácil. Despreciar su esfuerzo, entusiasmo e ilusión, no cuesta nada y sin embargo puede producir que alguien se desanime, desilusione y trunque su vida.

Para realizar una buena crítica, lo primero es entender (de verdad) de lo que se está criticando, pues no tiene ningún valor una crítica de un grupo de Heavy Metal por alguien que SOLO escuchase música Clásica o Jazz, por poner un ejemplo. Puesto que estos dos estilos se caracterizan por una gama dinámica muy amplia, ritmos cambiantes y armonías complejas, mientras que en la música Heavy se busca un sonido muy potente al reducir la dinámica (usando compresores), obteniendo unos resultados de db (decibelios) muy altos. Además (salvo en el Rock Progresivo), el ritmo se suele mantener constante y las armonías suelen ser simples.

Suele suceder que en un álbum en concreto nos encontramos unas canciones brillantes y estupendas, que pasan a la historia y permanecen en nuestra memoria, y sin embargo hay otras mediocres o incluso malas que pueden estropear el resultado final de la valoración del álbum. Normalmente esto sucede cuando el artista o grupo padecen las presiones por parte de la compañía discográfica a la hora de cumplir el contrato.
Si el artista se encuentra de gira por el mundo (que es donde ganan verdaderamente el dinero), le queda poco tiempo para componer. En los casos en los que se firma un contrato de un disco por año, si te pegas 8 meses de giras con 3 ó 4 conciertos por semana, luego te queda uno para componer y 3 para grabar y sacar el disco. Cuando el artista tiene más renombre los plazos se alargan con lo que se puede relajar y mejorar su creatividad.

Hay varios aspectos importantes a la hora de analizar un disco, unos dependen del productor y el ingeniero, y otros de los músicos y artistas. De los artistas dependen la composición (si la han hecho ellos) y la interpretación. Del productor dependen los arreglos y la mezcla. Del ingeniero de grabación depende la calidad de sonido a la hora de obtener el registro sonoro. El ingeniero de mezcla es el que a menudo ayuda al productor en la tarea de mezclar la canción ( a menudo los productores piden al ingeniero cosas con frases abstractas para lo que quieren como "esta caja la quiero más húmeda y el bombo más seco..."). Del ingeniero del Master depende el resultado final de la ecualización y el equilibrio sonoro entre todos los cortes del álbum. De hecho me acuerdo de dos casos en los que el grupo y el productor estaban contentos y satisfechos de un disco con la mezcla y cuando oyeron el master no tenía ni la fuerza ni la potencia esperada (los grupos eran Barón Rojo y Black Sabbath).

Cuando la persona que hace una crítica entiende de un estilo y le gusta, es cuando está en mejores condiciones de hacer una crítica honesta y objetiva. Podrá distinguir el estilo de composición o de arreglos a la hora de hacer unas canciones, pudiendo ver la evolución que va sufriendo ese artista y valorando su mejora. Si el crítico entiende de conocimientos musicales (solfeo, composición) e incluso sabe tocar un instrumento, sabrá valorar la interpretación del músico y su dificultad de ejecución, se podrá dar cuenta que parte es improvisada y cual es compuesta, que parte  en un solo es creativa y cual es solo una secuencia de ejercicios. De esa manera se puede valorar en su justa medida el trabajo de un álbum.

PD: Se suele decir que la mayoría de los críticos musicales son músicos frustrados.
¿Por qué será?

 Disfrutad de vuestra música favorita y de lo que hagáis, y al que no le guste que no la oiga.