Translate

sábado, 31 de agosto de 2013

El ruido y la grabación

Estamos rodeados de aire y el aire es el medio por el que se transporta el sonido hasta nuestros oídos. El sonido también se transporta por un material sólido como las paredes, el suelo y todo el entorno que nos rodea, pero si no lo captamos con nuestros oídos lo percibimos como una vibración.
 Cuando nos ponemos a grabar un sonido en concreto de algo (la voz, un instrumento o un objeto que produce un sonido que queremos utilizar), nos damos cuenta al escuchar lo grabado, que aparecen ruidos que antes no percibíamos. Si estamos en un lugar sin un aislamiento acústico, vemos que nos salen un montón de sonidos del medio ambiente, que no nos habíamos percatado, y que no queríamos registrar.

Cuando escuchamos una grabación profesional, estamos acostumbrados a escuchar cada instrumento limpio, claro y sin ningún ruido extraño que enmarañe o enmascare ese elemento. Para conseguir esto es necesario aislar el proceso de grabación de cualquier sonido extraño que nos estropee nuestra interpretación.

Existen diferentes tipos de ruido, y tienen diferentes tipos de origen, y por lo tanto tienen diferentes tipos de solución. Unos se solucionan con una recolocación del equipo (la manera más barata), pero otros necesitan de aparatos específicos que suelen costar muchos euros.

Uno de los ruidos más común es el ZUMBIDO, normalmente se produce por una interferencia electromagnética, que suele tener el origen en un transformador, un monitor de ordenador de rayos catódicos (CRT) o un display LCD de algún aparato. Se suele reducir o incluso eliminar, si detectamos la fuente y nos alejamos de ella, o variamos el ángulo de orientación respecto de ella.
Las guitarras eléctricas son particularmente sensibles a este tipo de ruido, enseguida lo captan, pero es que además cuando tocas con una pastilla de simple bobinado, es la propia pastilla la que produce el zumbido, de hay que se haya popularizado tanto entre los músicos la combinación de 2 pastillas en la Fender Stratocaster, ya que es una manera natural de que se cancele el zumbido.
Para quitarlo por otros medios es necesario utilizar filtros. Un buen ejemplo de software es el plug-in de Waves X-Hum, yo  lo utilizo habitualmente cuando tengo que restaurar alguna grabación vieja que tiene este tipo de zumbido.


Otro ruido habitual es el SOPLIDO, este tipo  de ruido depende mucho de la propia fuente que produce el sonido que queremos grabar y su eliminación es diferente en cada caso. Si se produce cuando queremos grabar la voz de un cantante (cuando pronuncia las letras "P") o se oye mucho la respiración, se puede reducir bastante poniendo una pantalla, que filtra el aire y pone una distancia entre el micro y la boca del cantante.
 
 Si el soplido que queremos eliminar sólo lo percibimos cuando no tocamos, (como una guitarra con una distorsión muy potente) entonces necesitamos lo que se conoce como Puerta de Ruido (Noise Gate). Tenemos de dos tipos, de hardware o de software. Lo que la puerta de ruido hace es cerrar el paso del sonido o abrirlo, cuando esté entre unos niveles que nosotros fijemos. De esta manera no se oirá nada cuando no estemos tocando, y no se grabará ningún ruido. Se puede controlar el nivel a partir del que se abre, la velocidad con la que se abre y el tiempo que tarda en cerrarse. Dependiendo de lo que estemos grabando, necesitaremos que se cierre muy rápido si queremos cortar el sonido nada más que paremos (cortes de guitarra potentes), o que cierre despacio para que produzca una caída más natural (un solo de guitarra por ejemplo).


 
Este es el Drawmer ds201, esta es la puerta de ruido que utilizaba Steve Vai, que es la única capaz de abrir y cerrar en microsegundos.
 
La mejor opción es el aparato que combina los dos sistemas (filtros y puertas), ya que nos permite quitar soplidos (dependiente de la frecuencia) utilizando filtros, y a la vez abrir o cerrar (dependiendo del nivel).
Este es el Rocktron Hush II, ha sido ampliamente utilizado por los guitarristas y de hecho ofrece unos resultados estupendos. De hecho es el que utilizaba Frank Gambale  según sus propias palabras: "Un guitarrista que no produce ruido está a un nivel superior".
 
 
Bueno disfrutad de vuestra música favorita.