Translate

martes, 23 de abril de 2013

La Ecualización


"Existe una regla de oro que dice : Vale más quitar que poner"

Esto quiere decir que a la hora de ecualizar, es siempre más conveniente quitar, que poner; es decir reducir la ganacia de algunas frecuencias en vez de aumentar otras.
La ecualización es una navaja suiza en la música, dependiendo del aparato que se use y como se use puedes arreglar ligeros desajustes en la ecualización de un instrumento, puedes quitar toda una zona de frecuencias, o la puedes utilizar de manera creativa para crear un sonido completamente nuevo.
Cuando reduces una frecuencia no añades ruido, coloración o otra serie de artefactos acústicos que modifican el timbre del sonido, cuando se aplica de manera sutil sirve para equilibrar y ajustar pequeñas diferencias entre las frecuencias de un mismo instrumento.
Cuando aumentas una frecuencia, en un instrumento como la guitarra puedes conseguir que se realze una determinada tonalidad Mim o ReM ya que si la frecuencia que aumentas está en la fundamental de esa nota o tonalidad   (El La natural es 440 hz , por lo que 1 octava más sería 880 hz, si subimos mucho esa frecuencia la tonalidad de la y sus armónicos se oirán con más intensidad).
Aparte se puede producir efectos desagradables, sobre todo al subir frecuencias  de agudos, que pueden provocar que se oigan ruidos, soplidos, zumbidos y siseos que antes no se oían.

A la hora de mezclar la ecualización se convierte en una faceta crucial importantísima siendo un arte que requiere años de práctica y de educación auditiva.
Tomemos por ejemplo el Bajo, si tu estás tocando o estudiando solo sin otros instrumentos te puede interesar tocar con una ecualización amplia para poder escuchar las frecuencias altas, el brillo de las cuerdas metálicas y el sonido de los trastes, puede ser interesante con fines educativos para ir perfeccionando tu técnica y destreza para aprender a tocar más limpio cada vez. Pero si os fijaís en los discos grabados (sobre todo en Jazz, Pop, y Blues) se suele recortar desde los medios hasta las altas frecuencias, para que estas frecuencias del bajo no interfieran con los otros instrumentos o incluso con la voz.
Del mismo modo a las guitarras se les recorta los graves para que no estén luchando con el bajo y el bombo y se le recorta los agudos para que los platos, caja y voces estén más libres.

En las buenas mezclas profesionales que estamos acostumbrados, si nos paramos a oir decimos "Es increible se escucha todo claramente, el bajo, el bombo, las guitarras, las voces etc"
El primer paso para esto es grabar cada instrumento de manera que su sonido no esté en constante lucha con otro que se mueve en la misma franja de frecuencias, si hacemos esto sólo conseguiremos que el oyente se canse y pierda el interés por la canción.

Cuando metes varias guitarras a la vez haciendo diferentes cosas, es necesario que el sonido sea un poco diferente (poniendo las ritmicas más oscuras que las que hacen melodía), o incluso completamente diferente (electricas con acusticas), para que cada trabajo tenga su propia linea de atencion y no interfiera con la otra.

Con una mezcla bien ajustada de ecualización resulta más facil el obtener un producto que suene y se oiga bien en muchos sitios.

Hay varios tipos de ecualizadores, estan los gráficos que son los que tienen una serie de cortes con una frecuencia fija cada uno, pueden ser de 7, 10, 12,15 y hasta de 31 cortes (que se les conoce como de tercio de octava), estos ultimos son los que se emplean exsaustivamente en el mundo profesional (estudios, sonorización, cines, conciertos, etc.). Son como un bisturí a la hora de quitar un ruido o una
frecuencia que molesta.

Luego hay otro tipo que son los paramétricos, que son otros con menos cortes pero que puedes seleccionar  la frecuencia, el ancho de banda (a cuantas frecuencias afecta) y la ganancia o atenuacion que produce. Se utilizan mucho en estudios de grabación y de mastering, así como por artistas que tienen un sonido peculiar que no consigues sacar (Mike Oldfield, Allan Holdsworth, Pat Metheny o David Gilmour)



Por cierto, un consejo si vuestras guitarras cañeras suenan demasiado "metálicas" con mucho siseo y rozes metálicos de las cuerdas, y notáis que se comen toda la parte de agudos de los demas instrumentos, probad a reducir en la banda entre 2 Khz y 4'4 Khz,  ajustando con un parametrico quitareis la molestia metálica y ganereis en cuerpo y en claridad el resto del grupo.

Probad, practicad y experimentar.