Translate

sábado, 6 de abril de 2013

La música y el subconsciente.


De todos es sabido que desde que nacemos empezamos a aprender y absorber conocimientos y datos como si fuesemos una esponja. de hay la frase "No te acostarás sin aprender una cosa más". Conforme vamos creciendo y madurando vamos desarrollando la capacidad de seleccionar y controlar lo que guardamos y lo que pensamos, pero sólo en cierta medida, ya que hay una parte que no controlamos voluntariamente, el subconsciente. Este sigue absorbiendo a su marcha y lo que quiere sin que lo podamos controlar, de hay vienen la mayoria de los sueños que tenemos, cosas que hemos visto a lo largo del día, lugares que hemos estado, cosas que hemos hecho, problemas que llevas en la cabeza que te preocupan, cosas que quieres o que tienes que hacer y no digamos ya cuando te pasa alguna desgracia, que es que ya no te lo puedes quitar de la cabeza.

Cuando realizas una actividad que te satisface, y lo haces a menudo, enseguida empiezas a soñar con situaciones relacionadas con ella. Te gusta ir en moto y sueñas con motos; te gusta pintar y sueñas con cuadros; te gusta tocar un instrumento y te ves tocando en directo con tu grupo o artista favorito.
Todo esto es porque esa información está en el subconsciente. Son nuestros sueños pero a la vez son nuestras ilusiones y la chipa que hace que nuestro motor siga funcionando.

 
Esto es un "mensaje" que aparecía en los primeros discos de Steve Vai (comida para el pensamiento).
Es una frase muy interesante y cierta, porque quiere decir que lo que escuchamos, sin que nos demos cuenta va a la mente y al subconsciente, y por lo tanto nos va moldeando como músicos en una dirección o en otra.
Cuando estás aprendiendo a tocar un instrumento desde cero eres como un bebé que al nacer va aprendiendo de manera natural y sin esfuerzo un lenguage. El músico va escuchando y sin saber empieza a asimilar conceptos y detalles de la música que luego forma su gusto y cuando domine su instrumento conformará su estilo. Al principio no entiendes lo que oyes, porque te faltan los conocimentos de teoría pero sin darte cuenta te vas creando tu criterio y sabes como debe sonar una guitarra o una batería, intuyes cuando se avecina un cambio en la canción, empiezas a comprender las estructuras etc., cuando un grupo que no conoces entra dentro de las ideas que vas adquiriendo te gusta porque lo comprendes y aprecias su trabajo.
Cuando tocas un instrumento y tienes un estilo definido (Rock, Blues, Metal , etc.) sueles escuchar los grupos y artistas representativos de tu género y eso hace que cada vez encajes mejor en ese estilo, poco a poco le vas pillando el tranquillo al sonido, al tipo de ritmo, a los arreglos, los cortes, las cadencias, las harmonías y demás cosas que hacen que los demás te empiezen a comparar y ver como algo serio.

Cuando ya tienes un nivel con el que te sientes a gusto, es cuando realmente empieza tu faceta creativa a desarrollarse. Ahora te preocupa más lo que compones que lo rápido que haces un ejercicio o una determinada parte. En este punto en el que ya te has desarrollado tus propias rutinas de ejercicios para mantener tu nivel, te das cuenta de que las mejores ideas, las más auténticas son aquellas que surjen de la improvisación, cuando estás disfrutando tocando por tocar.
Es aquí donde entra en juego el subconsciente, lo que le hayamos dado de comer o para cocinar, determinará el plato que nos de. Si te pegas más de una semana escuchando un estilo en concreto (por ejemplo Blues), verás que cuando improvises tendras una tendencia a incluir algo de blues (en el ritmo, la melodia, la linea de solos, etc.) , si escuchas mucho Jazz , tus solos , ritmos y cortes tenderán a ser más complejos y con armonías más ricas y extrañas.

En definitiva lo que escuchamos va a nuestro subconsciente y eso influye en nuestra faceta creativa; por eso si quieres sonar bien en un estilo escucha todo lo que puedas a los grandes de ese estilo.
Si quieres ser más creativo e innovador y hacer tu propio estilo. ESTUPENDO.
Los ingredientes hay los tienes. pero piensa que un cocinero puede hacer un plato que le guste a mucha gente, o puede hacer uno que no se lo coma ni el.

Disfrutad de vuestra musica favorita.